Ya se puede consultar el índice de precios de alquiler elaborado por la Generalitat

La herramienta está elaborada en base a la información de 200.000 contratos de los últimos tres años de 27 municipios de Cataluña

 

La Generalitat de Catalunya ha creado una herramienta donde poder consultar precios de referencia de viviendas teniendo en cuenta ciertas características: su ubicación, la planta del inmueble, la superficie, el año de construcción, el certificado energético, el estado de mantenimiento, así como si tiene ascensor, si está amueblado o dispone de plaza de aparcamiento.

La herramienta se puede consultar en el portal de l’Agència de l’Habitatge de Catalunya, donde hay que rellenar el siguiente formulario:

 

Una vez enviado el formulario, la herramienta indica cuál debería ser el precio por metro cuadrado del alquiler de la vivienda cuyos datos se han introducido. Este importe pretende ser la referencia para indicar si un importe está por encima o por debajo del valor del alquiler fijado.

¿Cómo se calcula el precio del metro cuadrado de una vivienda?

A través de un geolocalizador, en función de los datos introducidos en el formulario, el programa hace una ponderación de acuerdo a los alquileres máximos y mínimos encontrados dentro de la zona de búsqueda. El Índice es una media objetiva de los datos registrados y las áreas inferior o superior son el resultado de una ponderación a partir de los valores mínimos y máximos de alquileres encontrados dentro del radio de búsqueda obtenido.

El sistema busca los contratos necesarios para obtener el Índice de referencia dentro de un radio máximo de 1.000 metros. A partir de este radio no se considera que los datos sean fiables y útiles para el usuario.

¿Cuáles son los 27 municipios con rentas de referencia?

Un ejemplo real:

Según este índice, el precio de referencia para un inmueble de 46 m² en buen estado y con ascensor en Gràcia seria de 655,96 € (14,26 €/m²). Un precio por encima sería a partir de 893,78 € y por debajo de 590,18 €.

La finalidad de esta herramienta es informativa, ya que la Generalitat sabe que su capacidad de incidencia en el mercado de alquiler es limitada, pero considera que es una buena herramienta para saber los precios medios que se están cobrando en determinadas zonas.

Tal y como ha indicado la consejera de Vivienda, ahora «hay que certificar su buen funcionamiento» y posteriormente buscar incentivar a los propietarios a cumplir estos índices con iniciativas como podrían ser rebajas en el tramo catalán del IRPF y del impuesto de sociedades, así como ayudas a la rehabilitación. También establecer bonificaciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que se hay que negociar con los ayuntamientos.