Valoración índice precios vivienda – INE 3T 2016

La reciente publicación del Índice de Precios de Vivienda por el INE confirma la tendencia al alza de los precios de las viviendas, tanto a nivel nacional como en el mercado de Catalunya.

El índice contempla el mercado general, vivienda nueva y segunda mano.

En cuanto al índice general a nivel nacional, se observa una recuperación del 10,74 % respecto a sus mínimos del 1T 2014, si bien todavía está un 30,51% por debajo del máximo alcanzado en 3T 2007. Recordemos que desde su máximo el índice descendió un 37,25% hasta frenarse en su mínimo. En los 12 últimos meses el incremento ha suido del 4,019% y del 4,074% en lo que va de año.

La vivienda nueva ha recuperado un 15,36% desde sus mínimos de 2T 2013 aunque todavía está un 21,67 % por debajo del máximo del 3T 2008. En los 12 últimos meses ha incrementado un 7,25% y en lo que va de año un 3,49%.

La vivienda de segunda mano por su parte se recupera en menor medida de la crisis, su descenso desde el máximo de 3T 2007 fue del 43,68% y ha recuperado únicamente un 10,24% de su valor. En los 12 últimos meses ha incrementado un 3,497% y en lo que va de año un 3,797%.

En Catalunya el comportamiento es similar, desde sus máximos los índices descendieron un 46,63%, 42,44% y 49,99% a nivel general, vivienda nueva y segunda mano respectivamente. Desde los mínimos el índice se ha recuperado un 15,50%, 27,91% y 15,01%, respectivamente. Y en los últimos 12 meses un 6,63%, 8,12% y 6,48%.

Como podemos ver la recuperación de precios es general, si bien destaca la obra nueva respecto a la segunda mano.

En este sentido, la vivienda nueva sufrió un descenso menor desde sus máximos y está beneficiándose de una recuperación más rápida desde sus mínimos.

Durante la burbuja inmobiliaria las viviendas de segunda mano incrementaron su precio en muchas ocasiones de forma indiscriminada, sin importar su estado, antigüedad o ubicación. Ello provocó una caída de precio muy brusca cuando el mercado se ajustó ya que, entonces sí, se valoraron estas circunstancias particulares.

Actualmente el comprador es exigente y valora adecuadamente las características del inmueble. En este sentido, el mercado de vivienda usada presenta una importante dispersión en cuanto a ubicación, antigüedad y estado por lo que su recuperación es más lenta que el de vivienda nueva que es más homogéneo en su conjunto.

En la medida en que la vivienda nueva agote su recorrido al alza, acelerará la recuperación de la vivienda usada como alternativa.

El ciclo alcista del precio de la vivienda puede continuar mientras la recuperación económica se mantenga, los tipos de interés continúen en mínimos históricos y el precio de la vivienda siga siendo razonable.