Nuevas limitaciones en los contratos de alquiler de vivienda habitual

SE HA PUBLICADO EN EL DOGC, EL DÍA 11 DE DICIEMBRE DE 2020, EL DECRETO LEY 50/2020, DE 9 DE DICIEMBRE, DE MEDIDAS URGENTES PARA ESTIMULAR LA PROMOCIÓN DE VIVIENDA DE PROTECCIÓN OFICIAL Y DE NUEVAS MODALIDADES DE ALOJAMIENTO EN RÉGIMEN DE ALQUILER

La Generalitat de Cataluña publica en el DOGC un nuevo Decreto Ley donde se establece que los arrendadores no podrán repercutir a los inquilinos los gastos generales y los servicios individuales de la vivienda (por ejemplo, gastos comunitarios o seguro del hogar, entre otros) si esta repercusión no se pactó en el contrato de arrendamiento precedente, en el caso de existir, si este se firmó con posterioridad al día 22 de septiembre de 2015 -cinco años anteriores a la fecha de entrada en vigor de la ley de contención de rentas de Cataluña.

¿Cuando nos afecta la norma?

Afecta a los nuevos contratos de arrendamiento de vivienda y las prórrogas que se firmen a partir del día 12 de diciembre de 2020 -fecha de entrada en vigor de este Decreto Ley.

Supuestos en los que se puede encontrar el arrendador:

¿Qué pasa si el contrato anterior se firmó antes del día 22 de septiembre de 2015?

En este caso, el arrendador podrá repercutir los gastos generales y los servicios individuales siempre y cuando se indique de manera expresa en el nuevo contrato de arrendamiento de vivienda o prórroga. Habrá que indicar de manera desglosada y diferenciada a la renta los importes a que se refieren. El inquilino tiene que conocer exactamente la cifra que tendrá que pagar por estos conceptos.

¿Qué pasa si el contrato anterior se firmó con posterioridad al día 22 de septiembre de 2015 y ya estaba repercutiendo los gastos generales y los servicios individuales del inmueble?

En este caso, la norma nos permite seguir repercutiendo los gastos generales y los servicios individuales. Ahora bien, habrá que indicarlo de manera clara y precisa en el nuevo contrato de arrendamiento o prórroga convencional.

¿Qué pasa si el contrato anterior se firmó con posterioridad en el día 22 de septiembre de 2015 y no estaba pactada la posibilidad de repercutir estos gastos, pero ahora sí quiero que lo pague?

Desafortunadamente, en este caso, no se podrá pactar que el inquilino asuma el pago de los gastos ni de los servicios individuales en el nuevo contrato de arrendamiento o documento de prórroga. La norma lo prohíbe expresamente.

Por lo tanto, si bien es cierto que, desde Cámara, hemos ido recomendando que el arrendador repercuta, de manera diferenciada a la renta: los gastos comunitarios, el seguro del hogar, etc., tal y como lo permite hacer la Ley de Arrendamientos Urbanos, a partir de ahora, si firmamos un contrato de arrendamiento de vivienda con posterioridad al 22 de septiembre de 2015 y en su redactado no se pactó esta posibilidad, ahora tampoco podremos repercutirlas.

Desde Cámara, pensamos que solo se podrá repercutir el IBI y las tasas municipales, de forma diferenciada a la renta, puesto que el texto de este Decreto Ley solo se refiere a los gastos generales del inmueble y a los servicios individuales, pero, en ningún caso, a los tributos o tasas. En este mismo sentido, la Ley de Arrendamientos Urbanos estatal de 24 de noviembre de 1994 – modificada en 2019-, (Real Decreto Ley 7/2019, de 1 de marzo) regula separadamente los gastos generales de los tributos como conceptos repercutibles. En consecuencia, podemos entender que la regulación del Decreto Ley no afecta a la repercusión del IBI o tasas municipales que sí se podrán repercutir.

https://portaldogc.gencat.cat/utilsEADOP/PDF/8292/1826704.pdf