Las reuniones de comunidad de vecinos no serán obligatorias hasta el abril próximo

Dentro de las medidas sanitarias tomadas por la Generalitat en relación a la pandemia de la Covid-19, mediante el decreto ley 26/2020 de 23 de junio, se decreta la suspensión de la obligación de convocar reuniones de Comunidad de Propietarios hasta el 30 de abril de 2021.

De todos modos, las comunidades que lo determinen pueden hacer sus reuniones presencialmente. En este caso se tendrán que tomar las medidas preventivas que sean vigentes en cada momento. Actualmente hará falta, utilizar las mascarillas, guardar 1,5 metros de distancia de seguridad entre las personas, 2,5 m² de espacio por persona y aplicar las medidas pertinentes de higiene y desinfección de los espacios, mesas, sillas y demás puntos de contacto entre otros que se puedan creer oportunas.

Como ya se determinó en la regulación del mes de febrero, en caso de necesitarlo, se permite a las Comunidades, aunque no lo tengan recogido en sus estatutos, adoptar acuerdos mediante videoconferencia siempre que esté garantizada la identificación de los asistentes, la continuidad de la comunicación, la posibilidad de intervenir en las deliberaciones y la emisión del voto.

También se permite a las Comunidades adoptar acuerdos sin hacer reunión, mediante la emisión de votos por correo postal o electrónico siempre que se pueda garantizar la autenticidad del voto y quede constancia de la recepción de los votos. Con esta modalidad se tiene que garantizar que los copropietarios dispongan de toda la información de las diferentes opciones que se someten a votación.

Aquellas comunidades que determinen no hacer la reunión, mantendrán prorrogado el último presupuesto ordinario en todos sus importes y a partir de abril del 2021, se procederá a la liquidación de los dos presupuestos.

Cada Comunidad vive situaciones diferentes, y con necesidades diversas en la hora de tomar decisiones. Así las Comunidades que no están afectadas por cuestiones graves o urgentes pueden evitar cualquier riesgo de contagio y aplazar la reunión ordinaria hasta abril del 2021, mientras otros más necesitadas de debatir y acordar temas importantes pueden convocar y realizar las reuniones atendiendo a todas las medidas preventivas de contagio vigentes o adoptar acuerdos sin reunión, mediante la emisión de las votaciones por correo electrónico o postal y finalmente la solución de la videoconferencia, que cuánto el número de copropietarios es grande, habitualmente presenta muchas dificultades técnicas atendiendo la necesidad de que todos y cada uno de los vecinos tiene que disponer de la tecnología suficiente para mantener la videollamada y esto, atendida la diversidad social que tienen las comunidades, hoy por hoy es una opción difícil.