La justicia cancela el control de alquileres en París

Después de que una sentencia judicial cancelara el control de alquileres en Lille el 17 de octubre, los tribunales franceses cancelan también el control de alquileres en París en una sentencia emitida por el Tribunal Administrativo de París el pasado martes 28 de noviembre.

Dicha sentencia anula los decretos de prefectura de París que fijan los límites máximos y mínimos de alquiler aplicables, por lo que los propietarios que alquilan una vivienda en París ya no están obligados a respetar un alquiler máximo o mínimo durante su próximo alquiler.

El principio del control de alquileres, que entró en vigor en París el 1 de agosto de 2015 y el 1 de febrero de 2017 a Lille, era obligar a los propietarios a respetar un precio máximo o mínimo, fijado según el área geográfica y el tipo de vivienda, en el momento de formalizar un contrato de arrendamiento. El alquiler de la vivienda no podía exceder en un 20% una renta de referencia fijada por decreto ni podía ser inferior en un 30%.

La consecuencia de la decisión del tribunal es la eliminación inmediata del techo del alquiler en París y por tanto:

– Los arrendamientos firmados desde el 28 de noviembre de 2017 en París ya no tiene que respetar un tope de alquiler.

– Para los arrendamientos firmados entre el 1 de agosto de 2015 y el 28 de noviembre de 2017, nada cambia. Los arrendamientos firmados antes de la decisión del tribunal deben respetar la renta establecida en el contrato, ya que no hay nada en la ley que permita cambiar el alquiler durante el arrendamiento.

El Gobierno ya ha comunicado su intención de apelar dicha decisión, pero la ausencia de controles de alquiler en París se mantendrá por lo menos hasta la decisión del Tribunal de Apelación.