La Cambra de la Propietat en el programa bàsics de betevé

Los inquilinos con contratos del 2013, los que notarán más el incremento de precios

El gerente de la Cambra de la Propietat Urbana de Barcelona, Òscar Gorgues, ha explicado que el 2013 fue el año con las tarifas de alquiler más bajas. Por eso, los contratos que finalizan ahora se están renegociando al alza. En una entrevista en el programa ‘bàsics’, ha dicho también que Barcelona tiene muy poca capacidad para generar viviendas nuevas y se ha mostrado pesimista sobre la posibilidad de controlar los precios.

Gorgues ha dicho que «Barcelona es una ciudad limitada por su geografía y con poca capacidad para generar viviendas nuevas». Ha dado datos de la Asociación de Promotores, según las cuales «en 2016 salieron 1.600 pisos, muy pocos» y esto «ha roto el equilibrio entre oferta y demanda». Considera que la situación no cambiará -«Barcelona es una ciudad atractiva y cada vez hay más gente que quiere venir a vivir aquí» y «demanda más vivienda»– y esto hará difícil evitar la escalada de los precios del alquiler. El gerente de la Cambra también se ha mostrado pesimista sobre la posibilidad de controlar las tarifas. «El mercado de alquiler está muy segmentado y nadie obliga a ningún propietario a hacer nada concreto. Nosotros podemos recomendar pero cada uno hará lo quiera» ha dicho.

 

Gorgues también se ha referido a los apartamentos turísticos. Cree que tienen un peso relativo en el aumento de los precios de los pisos. «Son un elemento más, pero no el principal», ha dicho, «el culpable es el incremento de demanda de vivienda a causa del aumento de la población y la mejora económica. El turismo sólo complica y agrava el problema».

«Las ayudas del gobierno central no cambiarán el mercado».

Respeto a las ayudas del gobierno central a los menores de 35 años que quieran comprar un piso, Gorgues ha dicho que será difícil aplicar a la ciudad «porque los precios de las viviendas no permiten estas compras subvencionadas». «Si no se segmenta el mercado y a las ciudades más grandes como Barcelona y Madrid no se les asigna coeficientes especiales, no servirá para nada» ha dicho. Considera también que el plan «es injusto porque no se pueden comparar ciudades como Cuenca y Barcelona y asignar las mismas subvenciones en un sitio y otro».

 

Fuente: betevé