La Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona ha presentado alegaciones a las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento de Barcelona para el 2021 en materia de IBI

– La pandemia ha afectado negativamente la actividad económica y la renta de las familias. La aplicación de bonificaciones sobre la cuota íntegra del IBI, es ahora más necesaria que nunca.

– Los propietarios privados no pueden asumir la carga de la política social de vivienda que la Constitución asigna a los poderes públicos.

Barcelona, 21 de diciembre de 2020.- El Plenario del Consejo Municipal del pasado 30 de octubre aprobó provisionalmente las modificaciones para el ejercicio 2021 de las ordenanzas fiscales del Ayuntamiento de Barcelona y, en materia del impuesto por los bienes inmuebles (IBI). La Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona (CPUBCN) presentó alegaciones dentro de los plazos legales establecidos. El plenario municipal del 23 de diciembre tiene previsto aprobar el presupuesto y las ordenanzas fiscales para el 2021. Se está a la espera de ver si recogen la propuesta.

En concreto, sobre la Ordenanza fiscal 1.1. del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) se propuso desde la CPUBCN añadir un nuevo apartado en el artículo 9 con el siguiente contenido: “En los inmuebles de uso residencial y destinados a residencia habitual con contrato de arrendamiento suscrito después de la entrada en vigor de la Ley 11/2020 de 18 de septiembre de medidas urgentes en materia de contención de rentas en los contratos de arrendamiento de vivienda, se establece una bonificación del 50% de la cuota del importe del IBI durante la vigencia de aplicación de la norma. La bonificación será del 95% para las viviendas en que se haya suscrito un contrato de alquiler social obligatorio en aplicación del Decreto Ley 17/2019, de 23 de diciembre, de la Generalitat de Cataluña”.

Hay que remarcar que el Decreto Ley 17/2019 de la Generalitat de Cataluña fija niveles de alquiler en el contrato de arrendamiento social obligatorio a las familias vulnerables, que en la práctica totalidad impide cubrir los costes de funcionamiento y el IBI del inmueble. Esto provoca la anomalía que los propietarios privados tienen que asumir la carga de la política social de vivienda que la Constitución asigna a los poderes públicos.

Por otro lado y a favor de introducir las bonificaciones, el Real Decreto Ley 7/2019, de 1 de marzo de 2019, de “Medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler”, incorpora un apartado 6 en el artículo 74 que dice: “Los Ayuntamientos mediante Ordenanza fiscal podrán establecer una bonificación hasta el 95% en la cuota íntegra del impuesto por los bienes inmuebles de uso residencial destinados al alquiler de viviendas con renta limitada por norma jurídica”.

En materia de locales de negocio, la CPUBCN propuso que, previa justificación del periodo temporal de afectación por medidas de suspensión o reducción de la actividad en locales comerciales y naves industriales, consecuencia de la aplicación de la situación del estado de alarma, se establezca una bonificación del 95% de la cuota del IBI en el ejercicio 2021 para todos los sujetos pasivos que hayan adoptado acuerdos de condonación de rentas de locales y naves industriales de la ciudad de Barcelona.

Estas alegaciones a la Ordenanza fiscal en materia de IBI, con el objetivo de introducir bonificaciones adquieren, más relevancia considerando que la pandemia ha menguado la actividad económica de forma abrupta, que según las últimas previsiones del FMI se traducirá en una caída del PIB del 11,5% este 2020. Situación muy grave por lo que la CPUBCN espera una respuesta positiva a las mencionadas alegaciones.