El Tribunal Supremo confirma la nulidad de la tasa a los pisos vacíos del Ayuntamiento de Barcelona

La sala tercera del Tribunal Supremo ha confirmado la nulidad de la tasa sobre los pisos vacíos que había impulsado el Ayuntamiento de Barcelona. El alto tribunal ha desestimado el recurso del gobierno municipal porque considera que el consistorio no es competente en materia de vivienda, dado que estas competencias son exclusivas de la Generalitat.

Como el TSJC, el Supremo concluye que la tasa no se puede encuadrar «en ninguno de los servicios o actividades» de la ley de haciendas locales, y la Llei de l’habitatge del 2007 de Cataluña «no otorga las competencias municipales que invoca la ordenanza fiscal».

La tasa fue aprobada el 30 de septiembre del 2016 con los votos a favor de Barcelona en común y ERC y fue anulada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el julio del 2017 a raíz de un recurso interpuesto por la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria, SA (SAREB). El Supremo da la razón a la SAREB y cierra la puerta a la posibilidad que los ayuntamientos puedan cobrar por las viviendas vacías.

La justicia española, no obstante, avaló la ley que otorga la potestad a la Generalitat para cobrar un impuesto a los pisos desocupados si sus propietarios no son particulares (fondos de inversión, bancos, empresas, etc). Como respuesta a un recurso del gobierno español, entonces en manos del PP, el Tribunal Constitucional confirmó la legalidad de la norma el enero de este año.