El Tribunal Constitucional rechaza el recurso contra el impuesto sobre viviendas vacías

El Tribunal Constitucional ha rechazado el recurso que presentó el 2016 el gobierno español, entonces presidido por Mariano Rajoy, contra la ley catalana 14/2015, del 21 de julio, que grava los pisos vacíos de bancos, empresas, promotoras o fondos de inversión (quedan excluidos las viviendas de propietarios individuales).

El alto tribunal, en una sentencia que se ha filtrado a la prensa pero que todavía no se ha hecho pública, considera que la ley es constitucional y no supone un doble gravamen ilegal, tal como alegaba el ejecutivo del Partido Popular.

El recurso contra la ley sostenía que no se puede imponer un recargo sobre un bien, como las viviendas, a las que ya se le está aplicando una tasa, en este caso, el impuesto sobre bienes inmuebles (IBI).

En el caso catalán, el IBI grava la titularidad de una vivienda, mientras que la tasa a los pisos vacíos se aplica por el hecho de no tenerlos ocupados. Son hechos de naturaleza diferente y así lo reconoce, por unanimidad, el TC.

La decisión del Tribunal Constitucional se basa en una sentencia anterior muy reciente, de noviembre del 2018, que fijó la doctrina sobre la duplicación de impuestos. Se trata de un caso en Extremadura, donde se grava una tasa medioambiental a las instalaciones eléctricas, que también pagan el impuesto de actividades económicas. El TC decidió que eran dos tasas compatibles porque gravaban hechos imponibles de naturaleza diferente: la huella medioambiental y una actividad económica.

Las dos sentencias, con un mismo resultado y que no se pueden recorrer, posibilitan que los gobiernos autonómicos puedan establecer nuevas figuras fiscales.