El Congreso ha derogado el RDL 21/2018 de 14 de diciembre, de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler.

El Congreso ha derogado el RDL 21/2018 de 14 de diciembre, de medidas urgentes en materia de vivienda y alquiler.

A los votos en contra a la convalidación del RDL del PP y Ciudadanos se han sumado los de Podemos y ERC. La formación de Pablo Iglesias considera que la nueva normativa del Gobierno es insuficiente ya que apuesta por establecer un límite a las rentas en las zonas donde el precio de los pisos ha experimentado un crecimiento más relevante.

El Gobierno solo ha conseguido el apoyo para su propuesta de PNV, Compromís, Coalición Canaria y PDECat. Han sido 241 votos contra el decreto, 103 a favor y una abstención.

Como medida estrella, el decreto del Gobierno planteaba que los contratos de arrendamiento, que hasta ahora eran de tres años, pasasen a ser de siete años si el arrendador era una empresa y de cinco si el propietario era un particular. Tras la derogación del decreto, la reforma no se aplicará en ninguno de sus extremos y, por lo tanto, los contratos de alquiler volverán a ser por tes años.

Los contratos firmados durante la vigencia del RDL quedarán sometidos al texto del mismo.