Dictamen sobre el anteproyecto de la ley de crédito inmobiliario

El Ministerio de Economía ya cuenta con el dictamen elaborado del Consejo de Estado sobre el anteproyecto de la Ley de Reguladora de Contratos de Crédito Inmobiliario, en el cuál se hacen recomendaciones de carácter jurídico y aclaratorio.

Este anteproyecto está sólo a falta de la aprobación del Consejo de Ministros y a partir de aquí se iniciará su trámite parlamentario con la intención de aprobar la Ley antes de que finalice el año.

Se efectúa esta reforma habida cuenta de la necesidad de transponer las directivas europeas a la legislación interna que debía haberse efectuado  antes de marzo de 2016; hecho este que ha provocado diversos apercibimientos por parte de la Comisión Europea ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Los principales cambios que afectan al consumidor que contrate Créditos Inmobiliarios son:

  1. Hipotecas Vinculadas: queda prohibido que una entidad obligue a un cliente a contratar un seguro o producto asociado para conceder el préstamo.
  2. Desahucio: El banco sólo podrá instar ejecución hipotecaria si el impago equivale al 2% de la deuda pendiente o a nueve cuotas durante la primera mitad del préstamo.
  3. Intereses de demora: no podrán superar tres veces el valor del dinero.
  4. Reembolso anticipado: Los bancos dejarán de cobrar penalización si el cliente solicita la amortización total o parcial, salvo si lo hace dentro de los primeros tres años del préstamo, en cuyo caso se podrá cobrar un máximo del 0,5% del capital amortizado.
  5. Tipo Fijo: Para incentivar el cambio de hipoteca variable a fija se suprime la comisión correspondiente a partir del tercer año. En el periodo inferior anteriormente mencionado el tipo máximo de recargo será del 0,25% del crédito. Además, se reducirán los costes de nueva escritura.
  6. Dos visitas al notario o al Registrador de la Propiedad: La primera visita es gratuita, debe ser en los siete días anteriores a la firma, y tiene como objetivo asesorar e informar sobre todas las cláusulas del contrato. El notario, especialmente, deberá vigilar la no inclusión de cláusulas abusivas en el contrato de préstamo.
  7. Gastos de formalización: la norma obliga al banco a desglosar en el contrato los gastos de registro, notario y otros asociados. Si bien, no exige especificar a quién corresponde su abono, si al banco o al hipotecado.

Esta transposición de la normativa europea, no aborda la dación en pago, que está regulada en la legislación civil de cada país. Asimismo, mantiene la obligación de que el hipotecado debe responder de sus deudas con sus bienes presentes y futuros.

 

Pot leer noticias anteriores sobre este tema aquí aquí