Crece la recaudación municipal por los impuestos del IBI y de la plusvalía

«En Barcelona ciudad entre el 2010 y el 2015 la recaudación por el IBI aumentó el 32,4%»

En el periodo 2010-2015, y de acuerdo con las liquidaciones de los presupuestos municipales, la recaudación por impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) pasó de 2.191,4 millones de euros a 2.697,7 millones de euros en el conjunto de municipios de Cataluña. El incremento más destacado corresponde a los grandes núcleos urbanos.

En la ciudad de Barcelona se pasó de recaudar 502,7 millones de euros en 2010 a 665,5 millones en 2015, con un incremento del 32,4%. Los 35 municipios del Área Metropolitana, excluida Barcelona ciudad, en 2015 se recaudaron 505,2 millones de euros, el 22,3% de aumento respecto a 2010.

En el mismo periodo, la recaudación de los municipios de Cataluña, en concepto del impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (conocido como plusvalía), pasó de 306,6 millones de euros a 525,2, un incremento del 71,3%. En Barcelona ciudad el aumento fue del 67,2% y del 95,2% en el resto de municipios del Área Metropolitana.

 

Nuevos valores catastrales a partir del 2018

El equipo de Gobierno del Ajuntament de Barcelona solicitó a la Dirección General del Catastro del Ministerio de Hacienda, la revisión de los valores catastrales de Barcelona. A este efecto está previsto que salga a información pública la nueva ponencia de valores a lo largo del mes de junio del 2017 y que los nuevos valores se apliquen a partir del 1 de enero de 2018.

La Cambra mantendrá informados a sus asociados del contenido de la ponencia y de los efectos en el importe final del IBI.

Hay que recordar que la base imponible de este impuesto se calcula a partir de los valores catastrales del inmueble y el número de años desde la última transmisión. Esto implica que la recaudación por este importe se haya incrementado el 71,3%, en un tiempo en que los valores reales de mercado se han reducido en torno a una media del 30%, y ha disminuido el número de transacciones.

Las medidas fiscales i presupuestarias dictadas desde 2008 por el Ministerio de Hacienda supusieron incrementos de los valores catastrales, a pesar de que la crisis comportó un descenso generalizado de los valores del suelo y de las edificaciones.

Algunos municipios, especialmente los de población más reducida, ajustaron los tipos impositivos aplicables, e incluso revisaron a la baja los valores. Esto explicaría los menores porcentajes de incremento del IBI en los principales municipios de Lérida, si bien este es netamente superior al descenso de los precios de los bienes inmuebles.

 

Fuente: Revista Cambra de la Propietat Urbana de Barcelona – Junio 2017