Contrato de arrendamiento: la renta

¿Qué es la renta?

Es uno de los elementos esenciales del contrato mediante el cual el arrendatario se compromete con el arrendador al pago de una cantidad cierta a cambio del derecho de disfrute exclusivo de la propiedad.

 ¿Es válido un pacto de execución de otras en un pago de la renta?

Sí, siempre y cuando se haya pactado entre las partes que durante un tiempo determinado la obligación del pago de la renta quede reemplazada total o parcialmente por el compromiso del arrendatario de reformar o rehabilitar el inmueble en los términos y condiciones pactadas.

¿Qué cantidad es la que se puede pedir en concepto de renta?

La cuantía que se puede determinar en los contratos de arrendamiento en concepto de renta es la que libremente pacten las partes, con excepción de las viviendas de protección oficial o precio tasado que disponen de uno de los módulos máximos de precio de alquiler.

¿En qué momento se tiene que pagar la renta y de qué forma?

Salvo pacto contrario, el pago será mensual y deberá realizarse dentro de los primeros 7 días del mes en que se inicia el contrato y no cuando el mes haya vencido.

Si hay más de un arrendatario en el contrato, ¿a quién se le puede exigir el pago de la renta?

Excepto que se pacte lo contrario, se podrá exigir el pago de la renta a todos los arrendatarios que formen parte del contrato de arrendamiento.

¿Puedo reclamarle al arrendatario el pago del IBI, gastos de comunidad y/o tasa de basura?

Sí, siempre y cuando se hayan acordado por escrito en el contrato de arrendamiento y se especifique el importe anual de estos impuestos, tasas o gastos.

¿Qué son las «cantidades asimiladas a la renta«?

Son todas aquellas cantidades que el arrendador puede repercutir al arrendatario y que éste tiene que pagar por imposición legal (contratos anteriores al 9 de mayo de 1985) o por imposición contractual.

Las cantidades asimiladas son:

  •  Suministros (agua, luz y gas)
  • Impuestos / tasas locales (IBI, Tasa basuras, etc)
  • Gastos de comunidad

¿Está el arrendatario obligado a hacer recibo?

El arrendador queda obligado a entregar al arrendatario un recibo del pago cuando mediante la forma de pago no se pueda acreditar el efectivo pago de la renta, como por ejemplo, cuando el pago se haya realizado en efectivo.

¿Quién debe probar el pago de la renta?

Es el arrendatario quien debe acreditar el efectivo cumplimiento de su obligación.

En el caso de que se produjera un impago de la renta, ¿puede el arrendador resolver el contrato?

En defecto de acuerdo con el arrendatario para resolver el contrato, el propietario deberá solicitar la correspondiente tutela judicial.

¿Se puede actualizar la renta? ¿De qué forma?

Sí, se puede actualizar la renta siempre y cuando:

  • se haya pactado expresamente en el contrato de arrendamiento
  • con los porcentajes e índices pactados*
  • siempre que haya pasado como mínimo un año desde la firma del contrato

*En caso de que no se haya pactado ningún porcentaje ni ningún índice de referencia para la actualización se deberá utilizar el Índice de Garantía de Competitividad.

 ¿Qué es el Índice de Garantía de Competitividad (IGC)?

Es el índice que aprueba el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que se utilizará como índice de referencia para las actualizaciones de renta siempre que no se haya pactado ningún índice de referencia ni ningún porcentaje para la actualización de rentas.

¿Desde qué momento se puede exigir al arrendatario la renta actualizada?

Una vez transcurrido un año desde la firma del contrato. La renta se podrá actualizar a partir del mes siguiente a la notificación escrita que se le haya enviado al arrendatario.

Si el arrendador no reclama la actualización de la renta al arrendatario, ¿pierde la posibilidad de hacerlo?

No, la podrá aplicar desde el mes siguiente en que haya notificado por escrito la nueva renta.

 ¿Se puede reclamar el importe de la actualización de la renta de forma retroactiva?

No, los meses no actualizados no se podrán reclamar. Sólo se puede reclamar la cantidad actualizada después de que se haya notificado a la parte arrendataria.