AJD de las hipotecas: Los bancos pagarán el impuesto y no podrán deducírselo

A partir del lunes 12 de noviembre entrará en vigor el decreto ley con el que el Gobierno busca cerrar la polémica y aclarar quién es el sujeto pasivo del impuesto de actos jurídicos documentados (AJD) que implica la inscripción pública de las hipotecas. Finalmente, el banco tendrá que hacerse cargo del pago del impuesto.

Aparte de la modificación de los artículos 29 y 45 de la ley del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados de 1993, también cambiará la ley del Impuesto de Sociedades para impedir que las entidades financieras puedan deducirse como gasto el pago del impuesto hipotecario, como ocurre con otras figuras tributarias. En caso contrario, el fisco acabaría perdiendo parte de los más de 1.000 millones de euros anuales que ingresan por este impuesto cedido a las comunidades autónomas.

El Gobierno espera que la imprescindible convalidación en el Congreso de esta reforma cuente con un amplio apoyo parlamentario.

Queda por ver si la competencia comercial entre entidades bancarias puede reducir la traslación del pago del impuesto al cliente. El incremento de costes al cliente puede venir vía comisiones o elevando el tipo de interés del propio préstamo. Normalmente en el negocio de las hipotecas no hay un precio único para todo el mundo y depende de multitud de variables como el plazo, el tipo de cliente, si se contratan otros productos adicionales como seguros o de la política comercial de cada entidad. Otro elemento que pesa mucho a la hora de contratar una hipoteca es si esta es a tipo fijo o variable.