Adquisiciones onerosas con pacto de supervivencia

También conocido como adquisición de bienes con pacto de supervivencia, está regulado por el Libro II del código civil catalán, en el apartado de derecho de familia y es habitual en las escrituras de compraventa de inmuebles hechas por cónyuges.

Este acuerdo afecta a los cónyuges o futuros contrayentes, cuando adquieren conjuntamente un bien a título oneroso, como por ejemplo comprar una vivienda. Llegado el momento de la compra, la pareja puede pactar en el mismo título de adquisición que cuando uno de ellos muera, el cónyuge superviviente se convertirá en titular único de la totalidad del bien. Este pacto de supervivencia otorgado por los futuros contrayentes caduca si el matrimonio no se celebrara en el periodo de un año.

Esto es especialmente importante teniendo en cuenta que en Catalunya nos rige el derecho catalán, donde el régimen económico matrimonial principal es el de separación de bienes.

Si se incorpora el pacto de supervivencia en el momento de efectuar la compra, los cónyuges prevén y determinan que cuando uno de ellos muera, el superviviente adquirirá la totalidad del bien con independencia de lo que el difunto haya podido prever en su testamento respecto de aquel bien.

Mientras vivan los dos cónyuges, los bienes:

  1. No puede ser alienados ni gravados, si no es por acuerdo de ambos cónyuges.
  2. Ninguno de los cónyuges puede transmitir a terceras personas su derecho sobre los bienes.
  3. Ha de mantenerse la indivisión de los bienes.

En caso de muerte de uno de los cónyuges, el favorecido por el pacto de supervivencia puede:

  1. Renunciar: se entiende que el renunciante no ha adquirido nunca la participación del bien.
  2. Aceptar: La parte del bien del difunto pasa al otro cónyuge, habiéndose de computar aquella parte en la herencia del difunto a efectos del cálculo de la legítima y de la cuarta viudal.

El pacto de supervivencia es incompatible con un heredamiento universal anterior. Por tanto, este pacto sería inútil si los adquirientes han otorgado con anterioridad un heredamiento universal que sea eficaz en morir el heredante.

Se extingue por:

  1. Acuerdo de ambos cónyuges durante el matrimonio.
  2. Declaración de nulidad del matrimonio, separación judicial o de hecho, o divorcio. Es decir, si en el momento de la muerte del cónyuge, el superviviente ya se había separado o divorciado del otro con quien firmó el pacto de supervivencia, no producirá efectos.
  3. Adjudicación a un tercero de la mitad del bien como consecuencia del embargamiento o de un procedimiento concursal.

En caso de que no se haya incorporado este pacto o que por alguna causa sea ineficaz, la parte del bien del cónyuge difunto pasará a sus herederos, testamentarios o abintestatos.