Notas a la estadística de hipotecas-INE septiembre 2016

El mercado hipotecario de viviendas está consolidando una tendencia ascendente.

Los mínimos a nivel estatal se dieron en 2013 cuando se formalizaron 199.703 hipotecas, en este ejercicio 2016 al cierre de Septiembre se han formalizado 212.587 hipotecas sobre viviendas.

No obstante, estamos todavía muy lejos de los máximos de 2006 cuando se formalizaron 1.342.171 operaciones.

El ejercicio 2015 se destacó por el incremento de operaciones (246.767 hipotecas), un 20,79% superior a las realizadas en 2014.

En 2016 parece que se va a mantener la tendencia creciente si bien a un ritmo un poco más lento. Hasta el mes de Septiembre se han formalizado un total de 212.587 hipotecas sobre viviendas, un 12,59% más que en el mismo periodo de 2015.

El capital prestado ha seguido la misma tónica de crecimiento en 2015 alcanzó una cifra de 26.339 millones de euros un 26,08% superior a 2014, en 2016 y hasta septiembre la cifra es de 23.265 millones de euros, un 16,32% superior a la cifra del mismo periodo en 2015.

En cuanto al capital medio, hasta septiembre de 2016 y a nivel estatal está siendo de 109.442 euros, un 3,32% superior al del mismo periodo en 2015.

Por lo que se refiere al tipo de interés el 70% de las hipotecas constituidas en septiembre utiliza un tipo de interés variable, frente a un 30% que lo hace a tipo fijo. El Euribor, en un 93,9% de los casos, es el tipo de referencia más usado en la constitución de hipotecas a tipo variable.

El tipo de interés medio al inicio de la hipoteca para el total de fincas es del 3,09 y el plazo medio de 22 años. En el caso de las viviendas el tipo de interés medio al inicio es del 3,17%.

De los datos reflejados podemos concluir que el mercado hipotecario está siguiendo la onda ascendente del mercado inmobiliario puesto que aumentan significativamente tanto el número de hipotecas como el valor total del capital prestado. No obstante, el valor medio se mantiene más estable con un ligero crecimiento del 2,2%. Valoramos este último dato positivamente puesto que refleja un mercado estable, lejos todavía de una potencial burbuja. En el caso de que los valores medios se dispararan deberíamos empezar a preocuparnos por el inicio de un proceso de calentamiento del mercado inmobiliario.