Voluntades digitales

Se prevén mecanismos para proteger a las personas en los entornos digitales durante su minoría de edad, en los casos de capacidad judicialmente modificada y de muerte.

 

El pasado 19 de julio de 2017 entró en vigor la Ley 10/2017, de 27 de junio, de las voluntades digitales y de modificación de los libros segundo y cuarto del Código civil de Cataluña, publicada en el DOGC el 29 de junio.

La ley parte de una realidad actual, el incremento de la utilización de entornos virtuales (comunicaciones electrónicas, cuentas de redes sociales, el almacenamiento de archivos en la nube, entre otras) para desarrollar nuestras actividades personales y profesionales. A fin de evitar lesiones de los intereses y derechos de la misma persona o de terceros, la ley prevé mecanismos para proteger a ésta cuando muere o ve modificada judicialmente su capacidad.

Con la modificación de los libros segundo y cuarto del Código civil de Cataluña se prevén mecanismos para proteger a las personas en los entornos digitales durante su minoría de edad, en los casos de capacidad judicialmente modificada y de muerte. Así se modifican diferentes preceptos para que la persona también pueda prever en un poder preventivo, testamento, codicilo, memorias testamentarias o documento de voluntades digitales que se encargará de ejecutar sus voluntades digitales y el alcance de esta gestión.

También establece mecanismos para que los progenitores y los tutores de los menores de edad puedan velar por los intereses de los hijos o de los tutelados en los entornos digitales y promover las medidas adecuadas delante de los prestadores de servicios, así como solicitar la asistencia de los poderes públicos a los efectos previstos.

Finalmente la ley prevé la creación por medio de un reglamento de un Registro electrónico de voluntades digitales que tendrá por objeto la inscripción de estos documentos de voluntades digitales.